miércoles, 10 de diciembre de 2014

Y se acaba el año...



Buff, 

Cuantas cosas han pasado este año. Si las voy contando una a una todas las que me viene a la mente parecen negativas, incluso muy negativas, y sin embargo, al acabar este año me invade una sensación de tranquilidad y cierta esperanza. 

Es una sensación de orgullo de haber sobrevivido, unido a esa capacidad de ver lo positivo y olvidar lo que nos hace daño y una necesidad de pensar que todo va a ir mejor, quizá porque no pueda ya ir peor. 

En medio de los engaños, las enfermedades, las desilusiones y las muertes, emerge una inexplicable luz que parece que lo va iluminando todo. En medio del naufragio del Titanic, me siento contento de seguir agarrado a este barril que me mantiene seco y a flote, a pesar de todo lo perdido en el camino. Nos hemos acostumbrado a perder y a sufrir, y quizá eso nos hace ahora más fuertes. Valoramos lo pequeño, lo sencillo, porque es lo único que nos queda. 

2014 ha sido el año del final de una aventura que comencé con confianza y terminó en un gran engaño. Ya queda lejos todo y he vuelvo a comenzar, de nuevo. Perdí el sueño unas semanas, pero supongo que otros seguirán sin dormir. 

2014 ha sido el año del adiós a una persona muy buena, buena, buenísima. Tan buena que quizá se pasaba. Mis hijos perdieron a su abuelo y yo volví a sentir, de una manera directa, lo que supone perder a un padre. Supongo que en el cielo ha conocido ya al otro abuelo de sus nietos, y se están contando un montón de cosas. 

2014 ha sido el año en el que he visto a un amigo perder la alegría por la enfermedad de un hijo. Largos meses de hospital y la esperanza en todo lo alto, porque el muchacho está venciendo, pero me imagino que las lágrimas empapan la almohada de ese amigo todas las noches y su constante mirada perdida te hiela el corazón. 

Y sin embargo, seguimos mirando adelante y aferrándonos a esas cosas buenas que nos han pasado y que son suficientes, incluso más que suficientes, para seguir. 

Un amigo que sigue confiando en ti. Dos hijos que te sonríen cada mañana. Una guitarra colgada en la pared. La mirada de una madre. Un cliente que te valora. Volver al colegio de mi infancia y encontrar caras amigas. Otro amigo que te da una oportunidad. Comenzar cada día. Una hija que hace la Primera Comunión. Un hijo que te asombra con su amor. 

Gracias 2014 por todo. Vete y no vuelvas. Lo mismo que le dije a 2009, 2010...

Pero 2015 va a ser mejor, seguro. Al menos el anuncio de la Lotería ha mejorado bastante en 12 meses, ¿verdad?

viernes, 21 de noviembre de 2014

Y de repente, te derrites




Tarde de viernes. Es un día frío y parece que va a llover. No hay plan con los niños y llevan toda la tarde en casa y la verdad es que necesitan que les de el aire, y  a mí también. Un plan que gusta y que siempre es un éxito es ir a cenar al Mcdonalds. Lo reconozco, a mi también me gustan las hamburguesas del McDonalds. 

¿Queréis cenar una hamburguesa? Siiiii. El grito unánime y ensordecedor, casi unísono, me demuestra el éxito que ya tenía asegurado. 

"Vale chicos pues vamos, pero andando y dando un paseo, que nos tiene que dar el aire."

El camino de ida es fresco pero no llueve y aunque ya ha anochecido, lo pasamos bien hablando los tres, el papá feliz y los hijos más felices todavía. Cosas del cole, cosas de los amigos, cosas de niños que rejuvenecen a un señor mayor, que es su padre. 

Cenamos y es la hora de salir. Pero vaya por Dios, está lloviendo y hay un paseo hasta casa. Esperamos un rato pero no escampa. Vamos bien abrigados y está claro que lo mejor es salir cuanto antes, que tampoco es para tanto y no les viene mal a estos niños mojarse un poco, tan sobre protegidos que les tenemos. 

No acabamos de comenzar a andar cuando un coche se para a nuestro lado. Se baja la ventanilla y resulta que es mi vecino Andrés, que viene de comprar una hamburguesa y nos invita a llevarnos en su coche. Es un encanto de hombre, lo mires por donde lo mires. 

Pero no hay sitio para los tres en su vehículo. Evidentemente, les digo a los niños que se suban, que yo voy andando y que cuando llegue les busco en casa de Andrés. Me doy media vuelta, le doy las gracias a mi vecino-amigo y comienzo a andar. 

Y de repente, te derrites. 

Oyes la voz de uno de tus hijos que viene corriendo y te dice "papá yo no quiero que andes solo por la lluvia. Yo quiero ir contigo y así no vas solito". ¿Pero no te importa mojarte? No papá, si tu puedes ir andando, yo tambien. 

Y en estos momentos es cuando tanto sacrificio, tanto olvidarte de ti, tanto dejar de hacer lo que te gusta por ellos te parece poco comparado con un gesto como este.  Y es en momentos como estos en los que se te llenan los ojos de lágrimas y parece que el corazón va a estallar y te das cuenta que darías todo lo que tienes por ellos. 

Y te derrites.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Me voy al trullo a hacer networking



Un emprendedor como yo, que quiere vivir de esto de las relaciones públicas, tiene estos días graves problemas para encontrar a la gente que manda. 

Primero intentas invitar a un ex alto cargo público de una caja de ahorros para que asista a la inauguración de un congreso, y te dicen que ya no está. Que tardará unos meses en venir. 

Si lo que quieres es llamar a un presidente de alguna gran empresa, con experiencia en asociaciones empresariales, para que prepare una conferencia para unas jornadas, te dicen que está muy ocupado, todo el día con su abogado. 

Si lo que quieres es invitar a una cantante famosa para que amenice la Convención internacional de una gran marca de refrescos, te dicen que está un poco apurada y que no va a poder ser. 

Si quieres que un Presidente autonómico te prepare un artículo sobre una nueva inversión de una empresa en su región, te dicen que no puede, que esta volando. 

Y claro, y yo ¿Qué hago? Al final no hay nadie disponible. Todos están en el trullo, de camino al trullo, o mirando como evitar para no ir al trullo. Con este panorama, tengo mi trabajo complicado. 

He decidido que lo mejor es ingresar en prisión para poder hacer networking, esto es, conocer a gente interesante. Ahora mismo todo el mundo que importa algo está en la cárcel o cerquita de ella. Si no estás imputado, ya no eres nadie en este país, como se ha dicho ya tantas veces. Si quieres hacer relaciones públicas no hay mejor sitio. Antes era bueno acudir a inauguraciones, conferencias y saraos de la alta sociedad. Incluso había gente que se estudiaba un máster cada año para conocer gente, porque lo que daban en las clases ya se lo sabían de sobra. 

Todo eso está ya pasado y hoy en día los que acuden a los saraos son desconocidos. Los que están limpios es porque no han tocado poder todavía, y claro, si no han tocado poder, ¿Para que les voy a invitar a nada? me dicen mis clientes. 

En fin, que voy a ver si dejo de pagar la luz o digo una palabrota en el Facebook, o dejo de pagar el IBI, que con un par de esas cosas seguro que me meten en la cárcel y puedo entablar relaciones de verdadera consistencia. Otros tienen que robar millones de euros durante años para que les trinquen, pero a los demás con poquita cosa es suficiente. 


miércoles, 5 de noviembre de 2014

Los amigos




En estos meses de estrecheces, en los que he dejado de ser un acomodado empleado de una institución de derecho público para convertirme en un parado primero y en un emprendedor después, estoy viviendo con intensidad la relación cercana con mis amigos. y descubriendo un poco más de lo que esa palabra significa. 

He conocido gente que no le gusta tener amigos. "Son egoístas y a la hora de la verdad lo único que importa es la familia" me decían. Mi experiencia no es esa. No. 

En estos meses de pelea, de lucha, fundamentalmente, he encontrado tres clases de amigos. 

En primero lugar hay amigos para los que su actitud no ha cambiado. Ellos tienen sus problemas y yo tengo los míos y cada uno a lo suyo. Nos vemos de vez en cuando y podemos charlar y reír, que no es poco para olvidar un poco esa tristeza del día a día. Ni ellos me pueden echar una mano ni yo tampoco se la he pedido. Esperamos pacientemente que todo mejore, poco a poco, que esto no puede durar toda la vida. 

Luego están los amigos que te sorprenden al echarte una mano. Son esos amigos que sin que tu les pidas nada un día aparecen con un "le he hablado de ti a un amigo para ver si puede contratarte", o de esos amigos que te dicen "chico, la cosa está muy mala y tenemos que estar muy juntos todos ahora, dime como puedo ayudarte". Son amigos que te traen clientes debajo del brazo, porque confían en que lo puedas hacer bien y quieren ayudarte. No les has pedido nada pero ellos se han dado cuenta de que te hace falta un apoyo, por pequeño o puntual que sea. Ellos están para eso. Son amigos de esos que de repente te llama su mujer para preguntarte que tal estas y te pide el CV para enviarlo a "una amiga que trabaja en los mismo que tú". 

Luego están otros amigos, en los que confías y las cosas no salen bien. Y quieres creer que no ha sido culpa suya y quieres perdonar y tirar para adelante, por que no hay otra manera de ir por esta vida. Nuestro tiempo es corto y si tienes que llenar tu equipaje de algo, mejor llenarlo de esperanza. Son esos amigos que en un momento no han estado a la altura, pero que confías en que lo estén, por que te lo han prometido y son tus amigos. 

Me gustaría saber en que grupo me incluirían cada uno de mis amigos. Puede que, sin pensarlo, alguno me tenga incluido en el tercero grupo, y yo aquí sin darme cuenta. 


viernes, 31 de octubre de 2014

No "Podemos" seguir así...



"Voy a votar a Podemos". Así me lo dicen muchos amigos votantes de los dos grandes partidos. Y no me extraña lo más mínimo "No me gustan sus ideas, ni siquiera su aspecto. No me gusta lo que dicen. No me gusta lo que podrían hacer en el Gobierno. No me gusta su idea de la economía. No me gusta su idea de la libertad de expresión. No me gusta nada de ellos. Pero les voy a votar. Toda mi vida votando al PSOE-PP.. pero esto ya no hay quien lo aguante".

Y si lo piensas un poco...¿Qué otra opción nos queda? ¿Que "Podemos" hacer con estos, con los que llevan gobernando este país casi 40 años? Privilegios, sueldos vitalicios, pensiones desorbitadas, corrupción, tarjetas black, subvenciones para ERE's. chanchullos de contratos, recortes para todos menos para ellos... ¿Que "Podemos" hacer para que se den cuenta? Sindicatos, patronales, empresarios, políticos... todos enfangados.

¿Qué hacemos con estos? Me preguntaba un amigo el otro día en un bar mientras veíamos el informativo. ¿Hasta donde van a llegar? Cuatro millones de parados y ellos con sus chanchullos para llevarse los millones a Suiza.

La mayoría de los españoles llevamos 5 años de pérdidas. Pérdidas de trabajo, pérdidas de poder adquisitivo, pérdida de confianza en nuestros políticos, pérdida de esperanza, pérdida de sueldo en los funcionarios, pérdidas en nuestro nivel de vida... ¿Y ellos? Ellos no han perdido nada de nada.

Siguen con sus privilegios, siguen con sus "y tu peor" o el "pues anda que tu" cuando  se habla de corrupción. Ni un solo caso de corrupción denunciado por el propio partido en 40 años de democracia. Todos se lo llevan con la carretilla, a manos llenas. Y los demás, pagando impuestos, el IBI, el IVA, las multas injustas de tráfico, si repito, injustas, ante las que no cabe defensa alguna.

Estamos hasta las narices de que nos expriman, Estamos hasta las narices de los que se suponía que trabajan para crear una sociedad rica, sana, buena, en la que podamos desarrollarnos, Se acabó el chollo del suelo y ahora se lo llevan de donde sea.

Todos a la cárcel. Todos, No queremos saber nada más.

Voy a votar al de la coleta, Y a lo mejor me expropia mi casa, y crea una checa, o un bonito KGB a la española, Lo que sea, A ver si espabilan.

No se enteran de nada. Millones de españoles en el paro, Caritas que no da para más y se ríen de sus informes. Pero ellos en su coche oficial, les da lo mismo. Seis años de pena, seis años de ruina, y a ellos, a los de un lado y a los del otro, les da igual. "Y tu más" se siguen contestando, "tú eres más corrupto que yo"... Ya no nos importa, ya sabemos que sois los dos igual.

Y a título personal yo también estoy un poco así. Ya no creo en vosotros. Igual voy a votar al de la coleta, y que os den de una vez a todos. Incluido a mi. Habéis matado mi esperanza. Mi confianza en vosotros ha muerto.


jueves, 23 de octubre de 2014

Una década de paternidad




Mañana mi hija mayor cumple diez años. Los que me conocéis pensaréis "¿Diez años ya? Como pasa el tiempo". Para los que no me conocéis. os contaré que para mi también es un cumpleaños, quizá el más importante de mi vida. Cumplo 10 años de paternidad. 

Hasta los 30 años aproximadamente no me importó mucho ser padre. Suponía que lo sería, tarde o temprano, pero no era una prisa ni una necesidad. Sin embargo, ahora puedo decir que cuidar y educar a mis hijos es lo que más me importa en esta vida y que es, sin duda, la cosa que más feliz me ha hecho y me hará jamás. Podría no haber estado capacitado o no encontrar una pareja, pero no fue así. Si no hubiera tenido hijos seguro que habría sido también feliz, evidentemente no es una condición necesaria. En cualquier caso llegaron. Gracias a los dos por vuestras sonrisas y por "obligarme" cada noche a daros un beso de buenas noches. 

A la hija mayor se unió después un hermanito. Con casi los cuarenta cumplidos tampoco había tiempo ni ganas para aumentar la familia. Siempre pensé en tres, pero la cosa se quedo en dos. No problem. 

Para mi, personalmente, ser padre se convirtió en una necesidad en el momento en que mi padre se marchó. Quizá en ese momento sentí una necesidad muy concreta. Cuando mi padre se fue comprendí que algo tenía que hacer con todo el amor que tanto él como mi madre me habían dado, lo mucho que me habían cuidado, todo el tiempo dedicado, toda la paciencia prestada cada día a educar, a verme crecer y a intentar hacerlo lo mejor posible. Como yo era el quinto, supongo que crecí con unos padres más experimentados y menos agobiados de lo que lo soy yo. 

Me explico. No fue que no me hubiera dado cuenta hasta entonces de todo lo que mis padres me querían. No. Fue una necesidad de transmitir, de donar, de repartir ese amor. 

Tanto había recibido, y sigo recibiendo de mi madre, que me parecía injusto quedarme ese amor. Había que traspasarlo porque era un "capital" que debía dar a alguien, como el que ellos recibieron de mis abuelos y me dieron a mi. Y ahora me tocaba hacerlo una vez más, una generación más. 

Mañana cumplo 10 años de paternidad. He entregado mucho amor a mis hijos, pero todavía me queda mucho más. Mis padres me dieron de sobra. 

Felicidades Lucía. Felicidades papá.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Quiero reencontrar esas personas...



Todos sabemos perfectamente la gente que nos quiere, que nos respeta y que nos ayuda cada día. Nuestros familiares más cercanos, los amigos de toda la vida, los profesionales con los que compartes tu trabajo. A poco que seas bien nacido, y por tanto, agradecido, es fácil corresponder a estas personas, devolverles ese cariño, esa ayuda, ese consejo, porque tarde o temprano la cercanía te brinda una oportunidad.

Pero hoy no quiero escribir sobre esas personas. Hoy me quiero acordar de las que han estado cerca de ti durante un tiempo pero la vida y el destino las han puesto un poco más lejos. Antiguos profesores, amigos que hace años que no ves porque se fueron a vivir a otra ciudad, compañeros de trabajo con los que te reías todos los días y que salieron de tu vida en el instante en que uno de los dos cambió de empresa. 

Nos vamos haciendo mayores y la nostalgia comienza a acompañarnos un poco más cada día. Tu corazón, que se va haciendo mayor, necesita nuevas dosis de juventud y alegría. Te invito a que experimentes el gustazo que es reencontrar.  

¿Sabes lo fácil que es encontrar a alguien hoy en día con las redes sociales y las nuevas tecnologías? Solo tienes que acordarte de su nombre y un poco de suerte. Si no lo encuentras directamente, puede que lo hagas a través de un amigo común.   

Antiguos alumnos del colegio, tu primera amiga del alma, compañeros de facultad, los miembros del equipo de baloncesto en el que jugabas de pequeña, el batería del grupo de rock que formaste con 17 años y con el que estabas listo para comerte el mundo, esa pandilla "verano azul" que todos hemos tenido algún verano... pon tú el lugar y el grupo.. y busca. Están en algún sitio, esperando que vuelvas a aparecer. 

Es jugar a detectives. Si no lo tienes localizado, busca su nombre en las principales redes sociales, si no hay suerte, busca amigos comunes, o en grupos de redes sociales con sus intereses. Puede que no encuentres a quien buscabas, pero puede que si encuentres a otra persona, de la que ni siquiera te acuerdas ahora, pero que estuvo allí, contigo, durante un tiempo. 

Te contarán como les ha ido la vida, cuantos hijos o nietos tienen, cuantas veces se casaron, en qué trabajan. Te has perdido muchos años de su vida, pero es fácil ponerse al día. Preguntar y escuchar. Escuchar para entender y conocer. 

La nostalgia no es mala, si convive con la ilusión por vivir el futuro. 

Mucha nostalgia, puede ser. Pero mucho peor es enterarse de que alguien se ha ido para siempre, sin haber compartido una sonrisa más.